Omitir navegación

¿Qué es la nube pública, privada e híbrida?

Comprenda sus opciones

Una vez que comprenda la premisa básica de la informática en la nube, que en palabras simples es la entrega de servicios informáticos a través de Internet, notará que hay distintas formas de implementar los recursos de la nube. Algunas opciones para la implementación son la nube pública, privada e híbrida. Estos tres escenarios proporcionan ventajas similares, como rentabilidad, rendimiento, confiabilidad y escalado, pero el método de implementación que elija dependerá de sus necesidades comerciales.

¿Qué es una nube pública?

Las nubes públicas son la forma más común de implementar la informática en la nube. Los recursos de la nube (como servidores y almacenamiento) son propiedad de otro proveedor de servicios en la nube, que los administra y ofrece a través de Internet. Microsoft Azure es un ejemplo de nube pública. Con una nube pública, todo el hardware, software y demás componentes de la infraestructura subyacente son propiedad del proveedor de nube, que también los administra. En una nube pública, comparte el mismo hardware, almacenamiento y dispositivos de red con otras organizaciones o "inquilinos" de la nube. Usted accede a los servicios y administra su cuenta a través de un explorador web. Con frecuencia, las implementaciones de nube pública se usan para proporcionar correos electrónicos web, aplicaciones de Office en línea, almacenamiento, y entornos de desarrollo y prueba.

Ventajas de las nubes públicas:

  • Costos inferiores: no es necesario adquirir hardware o software, y solo paga por el servicio que usa.
  • Sin mantenimiento: su proveedor de servicios se encarga de ello.
  • Escalabilidad casi ilimitada: existen recursos a petición para satisfacer sus necesidades empresariales.
  • Gran confiabilidad: una amplia red de servidores garantiza que no se produzcan problemas.

¿Qué es una nube privada?

Una nube privada está compuesta por recursos informáticos que utiliza exclusivamente una empresa u organización. La nube privada puede ubicarse físicamente en el centro de datos local de su organización u hospedarla un proveedor de servicios externo. Sin embargo, en una nube privada, los servicios y la infraestructura siempre se mantienen en una red privada, y el hardware y software se dedican únicamente a su organización. De esta forma, una nube privada puede lograr que una organización pueda personalizar de forma más sencilla sus recursos para cumplir requisitos específicos de TI. Las nubes privadas suelen usarlas agencias gubernamentales, instituciones financieras y cualquier organización mediana o grande que realice operaciones esenciales para la empresa y busque aumentar el control sobre su entorno.

Ventajas de las nubes privadas:

  • Más flexibilidad: su organización puede personalizar el entorno de la nube para satisfacer necesidades empresariales específicas.
  • Mejor seguridad: los recursos no se comparten con otros, por lo tanto, es posible contar con mayores niveles de control y seguridad.
  • Mayor escalabilidad: las nubes privadas todavía pueden ofrecer la escalabilidad y la eficacia de una nube pública.

¿Qué es una nube híbrida?

Las nubes híbridas, que suelen llamarse "lo mejor de ambos mundos", combinan infraestructura local (o nubes privadas) con nubes públicas, de modo que las organizaciones puedan beneficiarse de las ventajas de ambas. En una nube híbrida, los datos y las aplicaciones pueden moverse entre nubes privadas y públicas para obtener más flexibilidad y opciones de implementación. Por ejemplo, puede usar la nube pública para satisfacer necesidades de gran volumen con menor seguridad, como un correo electrónico web, y la nube privada (u otra infraestructura local) para operaciones confidenciales esenciales para la empresa, como los informes financieros. En una nube híbrida, también es una opción la "ampliación en la nube". Esto se refiere a cuando una aplicación o recurso se ejecutan en la nube privada hasta que se produce una subida en la demanda (por ejemplo, un evento estacional como ventas en línea o envío de formularios de impuestos). En este punto, la organización puede "ampliarse" hacia la nube pública para aprovechar más recursos informáticos.

Ventajas de las nubes híbridas:

  • Control: su organización puede mantener una infraestructura privada para los recursos confidenciales.
  • Flexibilidad: puede aprovechar los recursos adicionales de la nube pública cuando los necesite.
  • Rentabilidad: gracias a la posibilidad de escalar a la nube pública, solo pagará por la capacidad informática adicional cuando sea necesaria.
  • Facilidad: realizar la transición a la nube no tiene por qué ser compleja, ya que puede realizar una migración gradual; es decir, trasladando cargas de trabajo en etapas.

Opciones de implementación

Como puede ver, la nube proporciona muchas opciones de implementación que se ajustan a las necesidades de cada organización. Más información sobre la informática en la nube:

Cuenta gratuita

Bring your next great idea to life with the Azure Free Account

Empiece ahora

Visual Studio

Los suscriptores consiguen hasta $1800 por año en servicios adicionales de Azure

Activar ahora

Nuevas empresas

Únase al programa BizSpark y consiga servicios de Azure gratuitos

Más información